Guardería. ¿Cómo escogerla? 7 claves para no equivocarte

Quizá te ha llegado el fatídico momento de tener que dejar a tu bebé en una guardería con todo el dolor de tu corazón. O quizá necesitas tanto recuperar tu independencia y retomar otra vez tu vida que has optado por buscar el mejor lugar posible, mientras tu vuelves a recuperar tu vida profesional y personal.

Desde Kitdekids vamos a ayudarte para que tengas en cuenta las 7 claves para escoger una buena guardería.

1. Cercanía.

Seguro que ya habrás echado un vistazo por tu barrio mientras paseas, o habrás consultado a alguna vecina acerca de alguna guardería en concreto. La cercanía es importante por lo que voy a comentarte; Plantéate un día de lluvia, un horrible y frío día de invierno o una terrible y sofocante tarde de calor. Cuanto más cerca esté la guardería de tu casa o incluso de tu lugar de trabajo más rápido será para ti y menos largo se le hará a tu hijo. Las mañanas pueden ser un caos y si tienes que arreglarte, desayunar y hacer lo mismo con un bebé, y puede que con más niños en casa, querrás que ese momento pase los más rápido posible.

Ya sea cerca de tu casa o cerca del trabajo, la cercanía es clave para no volverte loca y perder mucho rato por las mañanas o a la hora de recoger a tu bebé.

2. Flexibilidad horaria.

¿A qué hora entras en el trabajo? ¿a qué hora sales? ¿cubre esta guardería todos los horarios que requieres? Por desgracia, muchas de nosotras, al entrar en nuestros trabajos a las 9h, debemos dejar a nuestros bebés a las 8h y la hora de recogida, según qué horario tengas, quizá no pueda ser tan temprana como a ti te gustaría y debes alargar su estancia más allá de las 17h. Compara horarios y precios de las horas extra entre las guarderías que estés barajando.

3. Precio.

Hay tantas diferencias entre comunidades autónomas en este país que es muy complicado poder asesoraros en un precio que pueda parecer adecuado. Yo, que vivo en Barcelona, pago 400 euros muy a gusto por una guardería que está cerquísima de mi casa, con un horario de 9h a 17h y con comida y merienda incluidas. Los pago encantada porque mi hija es feliz y nunca quiere irse cuando la voy a buscar. Naturalmente, estoy hablando de una guardería privada, ya que cuando quisimos entrar en una pública nos quedamos fuera. Muy pocas plazas y gran cantidad de familias que querían entrar y tenían más puntos que nosotros. Pero realmente hubiera sido genial poder llevar a mi hija a la guardería pública ya que me habían hablado muy bien de ella, era más económica para nosotros y estaba incluso más cerca que la actual. Sobre abril o mayo suelen hacer jornadas de puertas abiertas y te dan las bases y documentos para que puedas optar a una plaza. Suerte!

4. Educación.

Me encanta entrar en la guardería de mi hija y verla llena de dibujos, murales, fotos, manitas pintadas por todas partes… Es una edad para jugar todo el día, pero también para aprender. ¿Hay mejor manera de enseñar a un bebé que jugando, cantando o explicando cuentos geniales? Ten en cuenta todo eso cuando te expliquen su proyecto educativo y valora el equilibrio que te muestran entre la parte de desarrollo motor y lenguaje. Deberían tenerte muy al día de los avances de tu hijo y sobretodo convocar reuniones para ir contándote cuáles serán los objetivos que tu hijo llevará a cabo en los siguientes trimestres.

El tema de un segundo o tercer idioma es, a día de hoy, clave para nuestros hijos así que valora una guardería en la que enseñen a tu hijo en inglés u otro idioma, como un idioma más. Mi hija recibe su educación en 3 idiomas conjuntamente a lo largo del día, y estoy encantada, porque me van explicando todos los conceptos nuevos que ellos aprenden en otros idiomas para que desde casa podamos repasarlos con canciones o a la hora de comer.

5. Instalaciones.

Espacio, un buen y soleado patio, muebles y juguetes modernos y seguros. Unas buenas y cómodas camitas para sus siestas…valora el aspecto general, la limpieza y la seguridad de tu chiquitín. Mi hija tiene una clase soleada y limpia, con juguetes para todos, cómoda para jugar y para aprender. Y sobretodo tiene una piscina de bolas gigante que la vuelve loca!

6. Dieta.

Si cumples un horario completo, tu hijo comerá y merendará en la guardería. Que te enseñen la cocina. ¿Cocinan ellos? ¿Piden catering a otras empresas? valóralo porque siempre es mejor un lugar donde cocinen su propia comida. Fresca y variada.

Deberían pasarte el menú semanal o mensualmente para que estés al día de todo lo que come y de la cantidad, cosa que deben comentarte cada día cuando vas a recoger a tu pequeñín. En mi guardería me hacen llegar incluso unas recomendaciones de menú para las cenas en función de lo que han comido, así que me hacen la vida mucho más fácil.

7. Feeling!

Digan lo que digan, este es el elemento más importante de todos. ¿Qué sensación te ha dado cuando has entrado allí por primera vez? ¿has conocido a sus profes? ¿te han parecido profesionales y cariñosas? Llévate a tu bebé a la guardería y obsérvalo. Tu tendrás más claro que nadie si te gusta ese sitio o no te quedas tranquila dejándolo allí. Guíate por tu instinto de mami.

Comentado esto, estoy encantada de poder recomendaros la guardería de mi hija, escuelanemomarlin.com, que abre nuevos centros cada día y en la que nos han tratado genial desde el primer día. Mi hija es feliz, está bien atendida y aprende cosas cada día. Ha sido todo un acierto.

¿Qué os ha parecido este post?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

kitdekids.com multimedia